La mayoría de las cuencas logran superar los efectos de la última sequía