La periodista discapacitada se burla de los trolls que la llaman "demasiado fea" para los selfis