La niña encontrada muerta en su casa de Cospeito (Lugo) podría haber sido asfixiada