Menores esnifando pegamento en las calles de Barcelona, un serio problema