‘Micromachismos’, en el centro del debate