Un millonario alumbra la esperanza del niño que estudiaba debajo de una farola en Perú