Dos mineros y un guardia civil hallaron el cuerpo sin vida del pequeño Julen