La mujer asesinada en Castellbisbal no se atrevía a divorciarse porque temía que su marido la matara