La mujer asesinada en su casa de Madrid estaba en los registros oficiales como víctima de violencia de género