Un naufragio que ha vestido de luto los puertos del litoral gallego