El temporal de nieve azota la Península Ibérica de una forma más sosegada