Los padres de los niños asesinados en Godella tenían graves problemas con la droga