Un nueva ruptura del cono provoca más desbordamiento de la lava