Los obispos rechazan "la muerte provocada" pero no piensan en "cárcel" para el hombre que ayudó a su mujer enferma a morir