El sector del ocio nocturno catalán cumple con el cierre pero anuncia medidas legales ante la quiebra de muchos negocios