Olas gigantescas de hasta 14 metros engullen las viviendas de la primera línea de playa en Mallorca