Orihuela, la imagen del desastre, se convierte en Venecia