Los padres del bebé recién nacido arrojado al río Besós habrían reservado una habitación de hotel para dar a luz