Ser padre con un hijo con enfermedad rara en plena pandemia: Las terapias no se pueden parar