No te fíes de los pantanos secos: debajo quizás haya fango y puedes hundirte