María Ángels, la parricida de Girona, una mujer fría sin alteraciones psicopatológicas