Pelotas de tenis en las sillas para ayudar a Paula, una niña de nueve años con hipoacusia