Las condenas a muerte bajan un 31%, el mayor descenso de la última década