El cadáver de Manuel Tundidor estaba a pocos metros de la orilla del río Napo