Los psicólogos y peritos describen a El Chicle como un depredador sexual sin arrepentimiento