El "efecto perro" en pequeños pacientes de hospital