Los pies al aire en verano, un peligro