La playa de la Concha, hasta arriba: los bañistas han entrado a tropel sin respetar el distanciamiento