Policía y superhéroe en su tiempo libre para arrancar una sonrisa a los niños enfermos de cáncer