En estado salvaje, sin escolarizar ni atención sanitaria, así tenía a sus hijos la presidenta de Infancia Libre