El presunto asesino en serie de los sin techo de Barcelona podría haber cometido un quinto crimen