Un pueblo de Granada quiere hacerle la competencia a Las Vegas