Los más mayores se sumergen en otros mundos gracias a la realidad virtual