La reconstrucción de Sant Llorenç, la tarea más dura