La falta de recursos y oportunidades alimenta el drama de la explotación infantil