La regla de los cuatro regalos para evitar el síndrome del emperador en los niños