José, el padre de Julen, asegura estar "agotado", "abatido" y "muy preocupado" ante el rescate