Sacar a los niños tailandeses de la cueva no es fácil: Podrían pasar meses ahí dentro