Las residencias de mayores siguen estando el punto de mira durante la segunda ola