"El reto del borrador": el inquietante juego con el que los niños se provocan quemaduras