El temporal deja los ríos a rebosar