Colchones y hasta guitarras de dos metros, entre los objetos robados en los hoteles de lujo