El marido de Romina le contó a un familiar que la había matado y descuartizado