Sandra, Alba y María Elena, tres vidas truncadas en Valga, un pueblo consternado por otro asesinato machista