Colocar a los bebés en sentido contrario a la marcha reduce el riesgo de lesiones medulares