El síndrome de la cara vacía: cuando echamos de menos llevar mascarilla