“La última persona fallecida en soledad”, el abandono a los mayores de 65 años hecho escultura