Taxidermistas sin escrúpulos utilizaban especies protegidas para fabricar muebles