En menos de un mes el techo de un bar y de una vivienda se desploman por el peso de piscinas desmontables