Una técnica novedosa detecta el coronavirus en las aguas residuales